Vigilancia cibernética – Plataformas que nos espían a cambio de servicios digitales “gratis”

-

Por Genaro Delgado – Cofundador de </cyberwag>

“La vigilancia digital es el modelo de negocio real de Internet de nuestros tiempos. Las personas somos los arrendatarios agrícolas en las fincas de Google, Facebook y TokTok. La renta que les pagamos son nuestros datos personales, usados principalmente en al personalización de la publicidad”

Criptógrafo Bruce Shceneier

Mientras más usemos estas plataformas conjugado con su exponencial crecimiento de su capacidad técnica de recopilación y análisis de datos, más saben de nosotros y nuestro comportamiento, así es como construyen más fácilmente sistemas espías-publicitarios y con ello menos intimidad tenemos.

La mayoría de las personas en el planeta lleva consigo y de manera voluntaria sistemas de rastreo inteligentes todo el tiempo, lo llamamos smartphones. A través de nuestros dispositivos, las plataformas recopilan metadatos, que son todos los datos de las búsquedas  que hacemos en la red, nuestro correo electrónico, llamadas de teléfono móvil, , los datos que envían todos esos aparatos que tenemos conectados a nuestro dispositivo (Alexa, refrigeradores, estufas, sistemas de calefacción, automóvil, sensores de riego, entre muchos otros en el contexto de Internet de las Cosas), así como el análisis para reconocimiento facial de lo que graban nuestras cámaras y de las fotos publicadas en redes sociales – ¿alguna vez te has preguntado cómo es que INSTAGRAM está valuado en más de 100 mil millones de dólares si nunca pagaste la descarga de su app? ¿publicidad? – solo es parte del negocio- ¿Qué más podrían vender?, ¿a quién?, ¿y por qué quisieran nuestros datos? Una pista, nuestros metadatos son muy valiosos, el problema empieza cuando preguntamos a quién y por qué se les venden.

En el siguiente video de la BBC en español, resumen el caso polémico de cómo un modelo de psicología y un algoritmo de extraordinaria precisión sirvieron a Cambridge Analytica para analizar los perfiles de millones de usuarios de Facebook e intentar influenciar en sus votos en la campaña de Trump.

Snowden y Wikileaks, el gran destape

Las revelaciones de Edward Snowden de que las autoridades estadounidenses y británicas habían obligado legalmente a las empresas de telecomunicaciones e Internet a compartir datos, aunado al escándalo de Wikileaks, donde expusieron documentos de malversaciones financieras, redes de acoso y tráfico infantil administradas por políticos, hasta conspiraciones muy elaboradas para controlar a la población, hicieron más evidente que la red abierta de Internet es una plataforma donde es más sencillo hacer que algo sea público y al alcance de todo el mundo y más difícil que continúe siendo privado.

Entandamos que el mayor aporte de Internet para la humanidad ha residido no solo en interconectar a ciudadanos de todo el mundo, sino en compartir públicamente conocimientos, opiniones y hasta denuncias, pero paradójicamente el mayor peligro que nos provee Internet es la pérdida de nuestra intimidad.

¿Por qué nos debería interesar el saber por qué y cómo nos vigilan digitalmente y qué implicaciones tiene para nuestras vidas, negocios, educación y movilidad?

La aparición del COVID-19, ha puesto en jaque las leyes ganadas contra del uso de los metadatos de las personas, ya sea por gobiernos u organizaciones privadas.

No solo se ha justificado la puesta en marcha de un programa robusto de vigilancia cibernética en países como China y España, sino que ha funcionado exitosamente para mitigar los nuevos brotes de contagio de esta enfermedad y así salvar vidas

Por ejemplo, en el caso de China, además del análisis de control a través de sus cámaras en todas las ciudades y centros de movilidad como aeropuertos, están analizando rostros y ahora están dotadas de sensores térmicos, de tal manera que analizan temperatura, cualquier persona detectada puede ser confinada hasta revisar su estatus de salud (no importando si tiene familiares que atender, son extraídas por las autoridades para que no se propague la enfermedad, y posteriormente visitan su hogar para ponerlo en cuarentena); las personas que necesitan movilidad por sus labores, tiene que descargar de manera “voluntaria” la app de movilidad la cual será su llave de entrada a los lugares de trabajo o de compra de víveres. Esta app se conecta a los sistemas de acceso y permite identificar quiénes han estado en lugares marcados como altamente vulnerados por la enfermedad, esto hace que no se les permite la entrada y activa las alertas a sus sistemas de salubridad para que tomen cartas en el asunto. Aunque este análisis de datos realmente se puede hacer sin el consentimiento del usuario y por petición del gobierno, qué mejor que sea voluntario a través de una campaña de los resultados positivos por haber aplicado estas acciones radicales, con ello se evitarán las demandas posteriores por el uso de la información “confidencial” digital de los ciudadanos.

En el siguiente video de la BBC en español, resumen como el gobierno chino ha usado herramientas tecnológicas polémicas, como el rastreo de teléfonos. Y otros países empiezan a mirar a soluciones similares.

El aceptar voluntariamente el ser “salvados” de nosotros mismos por los gobiernos, o el que nos vendan “lo que necesitamos”, tal vez sea nuestro futuro cercano, un nuevo terreno de juego controlado.

Te imaginas un lugar donde tu vida digital es monitoreada todo el tiempo, y si comes sano de acuerdo al plan de nutrición del sistema de salud con los proveedores autorizados, estudias los temas enfocados a la productividad que tu país necesita en los institutos autorizados, si opinas bien de tu gobierno en las plataformas certificadas, si actúas de acuerdo al marco moral estipulado por los organismos gubernamentales, estas dado de alta en el sistema tributario y declaras todo tus ingresos y pagas los impuestos correspondientes, tu país te recompensa con créditos baratos, acceso a mejor vivienda, salud y educación; pero por el contrario, realizas opiniones malas a través de plataformas ilegales digitales, no actúas de acuerdo al código ciudadano de convivencia, o no declaras tus ingresos correctamente, incluso, te desconectas de tus dispositivos digitales, tu gobierno puede multarte, incluso apresarte… bueno, pues esto ya pasa en China, y en la Unión Europea empezaron a realizar el mismo experimento.

“… La privacidad es también una condición de la libertad de expresión. Esa condición consiste en la posibilidad de escoger qué información debe ser privada y confiar en que esa decisión sea respetada”

Timothy Garton Ash, analista político de la transformación digital de Europa

Como lo hemos dado a notar, la privacidad digital es un tema muy complejo, porque si bien no estamos de acuerdo con que gobiernos u organizaciones nos vigilen y controlen nuestras acciones de consumo comercial o nuestro comportamiento y gustos personales a través de nuestras huellas digitales…

la verdad es que no estamos dispuestos a pagar el precio: “DESCONECTARNOS”

Marta Peirano avisa en esta charla que es urgente preocuparse y proteger nuestro anonimato en la red.

Puedes leer este artículo también en la Revista Líder Empresarial.

Share this article

Recent posts

La libertad se fundamenta en la privacidad

La libertad empieza con la planeación y contención de los riesgos más allá de la confianza o discreción de la persona en casa.

Nulas y malas prácticas de privacidad, generan brechas de seguridad en todas las organizaciones.

Un estudio a más de 11 mil sitios web, ha demostrado que las organizaciones con malas o nulas prácticas de privacidad tienen un 80% más de probabilidades de sufrir una filtración de datos.

El ransomware se ha convertido en la mayor amenaza cibernética del mundo!

Los ataques de ransomware siguen siendo un gran negocio para los criminales, los avances en la tecnología como la Inteligencia Artificial y los modelos de negocio como el Ransomware as a Service (RaaS), ha permitido que con $50 USD y un poco de conocimiento en computación, cualquier persona se convierta en un cibercriminal.

Sextorsión + Deepfake – Una mezcla peligrosa que generó una amenza de “destrucción masiva” de vidas de jóvenes y adultos en el cibermundo.

Con los avances en IA y Deep Learning, solo es cuestión de tiempo para que las personas resulten en una posición en la que otros suplantan su identidad. No hay diferencia entre alguien hackeando la cuenta de un “famoso” o alguien hackeando a la persona que está en la fila del supermercado. Solo depende de si alguien tiene o no el deseo de apuntarle. - Scarlett Johansson - Víctima de deepfake

Cibervigilancia laboral. La polémica aplicación Hubstaff que ayuda a las organizaciones a “espiar” los movimientos de los empleados a cada segundo en el teletrabajo.

Hubsatff, un “agente” informático que da seguimiento a profundidad de los movimientos de los empleados a cada segundo.

Popular categories

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Recent comments