La invasión a la Privacidad en tiempos de COVID-19

-

Por Albertina Cardiel – Consejera fundadora de </cyberwag>

El encontrar información y fotografías de una persona desde el hospital o desde su casa, incluso obtener su localización, además de conocer sus síntomas, algunas de sus reacciones y el impacto que están viviendo sus familiares, quienes, a su vez, también comparten lo propio, es solo una manera de exponer nuestra privacidad, a pesar de todos los esfuerzos de protección que se han realizado estas acciones tienden a minimizarlos.

Estamos viviendo también la guerra de los datos, todo por obtener la última información de la persona cuya prueba resultó positiva, asintomática, quienes resultaron negativos, aquellos que ya se han recuperado y desafortunadamente los que han fallecido; por supuesto que para muchos de estos casos, se está rompiendo la barrera de confidencialidad de la institución que proporciona la información, de aquel medio u entidad que trata de extraerla y en una última instancia, el acuerdo de privacidad que se firmó o se hizo de conocimiento a la persona afectada.

Por último, pareciera ser permitido el dejar entrar a mi empleador, a mi equipo de trabajo, mis amigos; a ese que había sido el lugar de mayor privacidad o intimidad, este momento de exponer en una videoconferencia o en una plataforma disponible para quien guste “entrar” parece ser “el nuevo normal”.

En la parte laboral, tomando en cuenta que la regulación del teletrabajo había sido aprobada por nuestra Ley Federal del trabajo en junio pasado, no significa que las empresas estuvieran preparadas en infraestructura, políticas y procedimientos para garantizar los servicios y mucho menos para controlar estos activos de información difíciles de limitar cuando se trata de un evento de la magnitud que estamos viviendo.

Se vale compartir!

Aquellos muchos casos en que se está solicitando a los empleados utilizar dispositivos personales para realizar sus funciones, simplemente porque no había otra salida para continuar prestando servicios, el permitir la utilización de un equipo móvil o de cómputo personal tiene implicaciones de aceptación de términos y condiciones que pudieran afectar los datos personales, además de los requerimientos de configuración y seguridad que debiesen establecerse, acompañados de una política para utilizar un equipo de propiedad privada, #BYOD (Bring Your Own Device, por sus siglas en inglés)

La información personal siempre será un activo complicado de gran valor, un derecho como lo marcan nuestras leyes en México, sin embargo, el Reglamento de Protección de Datos de la Comunidad Económica Europea, que es una de las más evolucionadas y estrictas en este rubro, tiene una provisión para suspender estos derechos en casos de emergencia sanitaria.

Sin duda, empresas y plataformas sociales digitales que no son necesariamente reconocidas como oficiales, están aprovechando esta “vulnerabilidad de suspensión y apertura” para difundir y utilizar la información, en la cual podemos listar: edad, sexo, etnia, estado civil, lugar de estudios y hasta geolocalización.

Suspensión de derechos!

Este permiso de acceso a datos privados está legitimado para organizaciones de salud en casi todos los países en casos de emergencia como lo es una pandemia, con el objetivo de apoyar en investigaciones de las enfermedades, propagación y prevención que en muchas ocasiones se ve entorpecido por todo lo que hemos comentado.

La verdad incómoda, es que pueden existir muchos intereses por acceder a esta información, desde los propios gobiernos cómo un mecanismo de control incluyendo la infraestructura tecnológica para recabar todos tipo de datos a fin de tener mayor control del ciudadano, el empleado o el consumidor. La triste realidad, es que, a pesar de todos los esfuerzos por regir la privacidad del individuo, el recibir las “letras chiquitas” en un documento o aplicación digital, crea una falsa sensación de tranquilidad que disminuye la posibilidad de mantenernos vigilantes ante la amenaza de nuestra propia protección.

Share this article

Recent posts

La libertad se fundamenta en la privacidad

La libertad empieza con la planeación y contención de los riesgos más allá de la confianza o discreción de la persona en casa.

Nulas y malas prácticas de privacidad, generan brechas de seguridad en todas las organizaciones.

Un estudio a más de 11 mil sitios web, ha demostrado que las organizaciones con malas o nulas prácticas de privacidad tienen un 80% más de probabilidades de sufrir una filtración de datos.

El ransomware se ha convertido en la mayor amenaza cibernética del mundo!

Los ataques de ransomware siguen siendo un gran negocio para los criminales, los avances en la tecnología como la Inteligencia Artificial y los modelos de negocio como el Ransomware as a Service (RaaS), ha permitido que con $50 USD y un poco de conocimiento en computación, cualquier persona se convierta en un cibercriminal.

Sextorsión + Deepfake – Una mezcla peligrosa que generó una amenza de “destrucción masiva” de vidas de jóvenes y adultos en el cibermundo.

Con los avances en IA y Deep Learning, solo es cuestión de tiempo para que las personas resulten en una posición en la que otros suplantan su identidad. No hay diferencia entre alguien hackeando la cuenta de un “famoso” o alguien hackeando a la persona que está en la fila del supermercado. Solo depende de si alguien tiene o no el deseo de apuntarle. - Scarlett Johansson - Víctima de deepfake

Cibervigilancia laboral. La polémica aplicación Hubstaff que ayuda a las organizaciones a “espiar” los movimientos de los empleados a cada segundo en el teletrabajo.

Hubsatff, un “agente” informático que da seguimiento a profundidad de los movimientos de los empleados a cada segundo.

Popular categories

Leave a reply

Please enter your comment!
Please enter your name here

Recent comments